Ainu. Caminos a la memoria

Website del documental "Ainu. Caminos a la memoria"

Frederick Starr, sus viajes a Hokkaido y la Exposición Universal de St. Louis

Frederick Starr en 1909.

Frederick Starr en 1909.

El “Logan Museum of Anthropology” posee 68 piezas ainu de la colección personal de Frederick Starr (1858-1933), primer antropólogo de la Universidad de Chicago.

En 1904 Starr viajó hasta Hokkaido para realizar trabajo de campo y obtener material para la gran exhibición ainu que realizaría ese mismo año con motivo de la Exposición Universal de St. Louis. No sólo sorprendió a la audiencia con objetos, sino que llegó a reclutar a nueve personas ainu para dicha exhibición, eran otro tiempos…

La Exposición Universal de St. Louis se caracterizaría por el movimiento, la realización y observación in situ. Es por ello que la parte dedicada a la etnografía pusiese su empeño en conseguir representantes de “tribus de diversas partes del globo”. Estas personas reproducirían sus hogares tradicionales dentro de los pabellones de la exposición, vestirían sus trajes habituales y prepararían la misma comida “a la que estaban acostumbrados.” Los ainu fueron uno de esos grupos de personas “expuestos” en dicha celebración.

Fotografía tomada en Tokio de los nueve ciudadanos ainu que viajaron a EE.UU.

Fotografía tomada en Tokio de los nueve ciudadanos ainu que viajaron a EE.UU.

En 1904 Frederick Starr emprende su viaje a Hokkaido para garantizar la seguridad del grupo ainu en su trayecto hasta los Estados Unidos, viaja acompañado de Manuel González, fotógrafo mexicano. Su estancia en Japón coincide con la declaración de guerra a Rusia por parte del país nipón, hecho que les dificultaría sus movimientos en Hokkaido.

En la página de su diario, Starr menciona su paso por pequeñas ciudades ainu donde era posible adquirir fotografías y souvenirs, negocio ya establecido a principios del siglo XX surgido ante la afluencia de turistas occidentales ávidos en la compra de objetos de coleccionismo. También la existencia de museos japoneses con secciones de antropología dedicadas a sus vecinos ainu.

Es ahí, en Sapporo, donde tiene lugar su encuentro con John Batchelor, un misionero inglés que durante décadas vivió entre los ainu y cuya ayuda y conocimiento de la sociedad ainu fue indispensable para el éxito de la empresa.

Del diario de Frederick Starr se pueden extraer muchos matices de la sociedad ainu de finales del s.XIX y principios del s.XX. Era una época en la que todavía las mujeres ainu llevaban rostros y manos tatuadas, y algunos hombres seguían cazando con arco y flecha, pero donde también el viajero reconoce ciudades como Piratori (Nibutani). Lugares de gran afluencia para aquellos que quisieron conocer al pueblo ainu como la intrépida Isabella Bird, Henry Savage Landor, Feneke… donde era fácil hospedarse en cómodas posadas japonesas y comprar bordados ainu a bajo precio.

Se puede obtener una lectura completa del libro “The Ainu group at the Saint Louis Exposition” a continuación:


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: